viernes, 7 de enero de 2011

Meteorología de un deseo






No soples vientos que no pueda tener de espalda.
No lluevas dudas ni reproches.
No me diluvies de engaños, ni siquiera de halagos.
No inundes sobre mí falsos amagos de felicidad ni ahogues de innecesaria realidad mis sueños.

Mójame de verdad, de claridad y déjame olor a caricias y pasión.
No niebles de monotonía los días, cúbreme con el paragüas de la ternura.
No granices de gestos duros y entiérrame , pues, en nieve de cariños.
Dale al sol un descanso  y lluéveme a cántaros, por fin, de alegría.

2 comentarios:

frantic dijo...

Maravilloso. :)

G a b y* dijo...

Que hermoso escrito, si se cumplen tus deseos, seguro reinará en tu vida un estupendo clima...
Besitos:
Gaby*