jueves, 30 de diciembre de 2010

Maldad Infinita


Hace unos meses, mientras paseaba a Leah por los alrededores de casa ( hay un campito cerca) vi a un gitano llevando a dos galgos con una cuerda atados. Estaba acostumbrando y entrenando a los perros para la temporada de caza. Los galgos eran preciosos, una blanca, uno de los galgos más bonitos que he visto en mi vida, una cara preciosa y un cuerpo muy bien formado y otro negro atigrado, ambos cachorros no levantaban 40 cmts del suelo. Caminaban algo asustados y lo primero que sentí, después de admirar lo bonitos que eran fue pena, tristeza " ¿ cuánto les durarán ? y ¿ cómo serán tratados? " . De todos es conocidos cómo tratan algunos galgueros y en especial los gitanos ( si, los gitanos, estoy hasta las tetas de tener miramientos incluso a la hora de escribir acerca de ellos ) a los galgos.

Anoche pasé uno de los peores momentos que he tenido en mi relación con animales abandonados. Cuando volvía  a casa de pasear a Leah, me encontré a estos dos galgos, un poco más altos pero aún con la cara de cachorros, con sendas cuerdas atadas a sus cuellos buscando comida en el contenedor de la basura. La galga  blanca, además tenía un agujero en uno de los hombros y andaba arrastrando la pata, casi rozando la rodilla por el suelo, le habían pegado un tiro. Fui a casa y volví con comida de Leah, mucha comida ( la comieron toda y siguieron buscando en la basura, tal era el hambre que tenían ) y cuando me pude acercar a la pequeña, me horroricé al ver que tenía un agujero en su cuello, le habían rebanado el chip. Seguramente se lo habrían puesto por obligación y porque pensarían quedársela pero la probarían en la caza, la perra no habrá " dado la talla " y no han tenido mejor idea que arrancárselo con un cuchillo. Es como si hubieran rebañado un hueso de jamón para sacarle las últimas lonchas.
La mirada que sostuvimos durante unos minutos mientras intentaba cogerla me fulminó, me dejó destrozada . Insoportable. No conseguí acercarme tanto como para cogerla, se alejaba corriendo sobre tres patas con mucha dificultad.....He pasado gran parte de la noche llorando como hacía tiempo que no lloraba.

Para más frustración, no puedo denunciar porque : 1º no puedo demostrarlo , 2º , si pudiera, tendría que irme del pueblo yo y mi familia y 3º las autoridades no harían nada. En este pueblo se les tiene pánico a esa etnia, incluso en las altas esferas desde donde se les da vivienda y ayudas mil.

Habrá gente que no me entienda y yo no entiendo al mal llamado ser humano. No cabe en mi cabeza ni en mi corazón este tratamiento hacia el perro.

LA maldad del ser llamado humano no tiene límites.

A veces, muchas veces, me da vergüenza pertenecer a la misma especie que esos asquerosos , hijosdeputa, malnacidos, crueles e inhumanos seres.


YA que la justicia terrenal no actúa, ojalá la cósmica les dé su merecido.

2 comentarios:

Masha dijo...

Joer, nena, qué mal cuerpo me ha quedado después de leerlo..... y qué impotencia!! :-S

WeN dijo...

Opino lo mismo. No tengo palabras.