domingo, 17 de enero de 2010

Orgullo y perjuicio.















No, no me he equivocado en la segunda palabra del título.

Cuántos tipos de orgullo creéis que hay? ME pasa que pienso en clases de orgullo y me lío. Está el orgullo , digamos, positivo, el que te hace de tripas corazón y te obliga y anima a seguir hacia adelante, a luchar por lo que quieres , el que no te deja ser pisoteada o pateada. Y luego está el orgullo que te hace perder cosas en la vida, el que te jode los sentimientos, el que te hace perder el ritmo del corazón. O retroceder.... el que te nubla los sentidos y te lleva en la dirección equivocada.

No sé, a mí nunca me ha servido el orgullo para nada o quizá esa sea la justificación que necesito para cuando lo pierdo hasta el extremo. Admiro ( ni siempre positivamente ) a las personas que lo tienen tan arraigado y que no dan su brazo a torcer porque " su orgullo se lo impide" .

A lo mejor estoy equivocada y el orgullo no tiene nada que ver con mantenerse firme, quizá sea sólo un escudo que algunas personas utilizan para protegerse. ¿ De qué ? me pregunto. ¿ Cuántas posibilidades tenemos de que el orgullo nos joda la vida? ¿ y de repararlo?

A mi el orgullo me sirve de poco.

Esta brisa del mar........

4 comentarios:

Nanny Ogg dijo...

No creo yo que haya nada bueno en el orgullo. Al menos yo, a estas alturas, no le veo nada bueno. Otra cosa es la dignidad que esa que, sí, te anima a continuar y a luchar y la que te lleva a no permitirte ser humillada pero ¿el orgullo? Prueba a buscar sinónimos de orgullo y ya verás como no hay nada bueno que salga de ahí.

Besos

hep dijo...

Pues eso, mi querida Nanny, quizá tendría que llamarse dignidad.

Y no, no hay nada bueno que salga del orgullo.


Un beso , señora de las letras.

frantic dijo...

Vaya, te iba a contestar que quizás se confunde el orgullo con la dignidad pero veo que las dos lo tenéis muy claro. :)

De todas formas, con el orgullo pasa como con casi todo: un poco de orgullo, en sí, puede resultar hasta saludable; lo que realmente te jode la vida son las sobredosis.

Un abrazo.

Tesa dijo...

Dignidad, toda. Orgullo, nada, lo único que hace es joderte la vida.

Hay y habrá mucha gente infeliz por mantener su "orgullo", por no dar su brazo a torcer... en realidad por no ser más flexible.

A mi me gusta la evocación de
"fuerte y flexible como un junco" me siento identificada, no es fácil que me rompan, aguanto bien los vaivenes de la vida, pero para disfrutarla debo adptarme a esos vaivenes y no ir en contra del viento.

ja, ja, ¡Vaya rollo, que me acabo de montar!

Más besos,