viernes, 30 de octubre de 2009

Dèjá vu
















Hoy no voy a hablar de mi sobrino Antonio. Eso lo haré cuando esté preparada para hacerlo sin emocionarme demasiado. Hoy os cuento un " encuentro " que he tenido.

Me levanto más temprano que nunca y no es para trabajar. O sí, según se mire.

Por las mañanas, de nueve a dos , estoy recibiendo un curso de Formador , que estoy disfrutando como hacía muchos años que no disfrutaba algo. LLego a casa, doy un paseo pequeño con Leah, como y doy de comer a 15 gatos que hay en un callejón y casi sin tiempo, me voy a otro curso, el de portugués avanzado. Otro que estoy disfrutando, a pesar de que no me queda tiempo real para hacer nada más. Me siento de vuelta a la vida académica y estoy encantada. Lo malo de esto, quizá, es que me pilla algo mayor y me da rabia tener la edad que tengo...en fin, algo haré.

En portugués estamos dedicando las primeras semanas a repasar , de una forma ligera y rápida , lo aprendido el curso pasado . Estábamos con las diferencias entre el verbo ser y el estar cuando , la profesora me señaló y dijo " Isabel è de Azuaga " . Yo dí un respingo y le hice la señal de ok con el pulgar hacia arriba, estaba encantada de que se hubiera acordado del nombre de mi pueblo! Normalmente, en estos 22 años, a la gente le costaba recordar el nombre del pueblo, no es que sea un nombre muy difícil pero sí poco común y parece más vasco que extremeño y , además, existe como apellido a sólo unos kmts de Nerja, en el pueblo de Torrox.
Entonces, María ( que así se llama la profesora de portugués ) se me queda mirando , al igual que mis compañeros y cuando se dieron cuenta de que yo me había quedado blanca, me preguntaron qué me ocurría. Les contesté : " pensé que estaba en Nerja".

Llevo casi 11 meses aquí y aún no me he acostumbrado. Y eso que me siento bastante mejor que antes y , sobretodo , más ocupada.

2 comentarios:

frantic dijo...

Es lógico que, después de tantos años en un lugar tan querido para ti como Nerja, no acabes de encontrar tu sitio en Azuaga. Pero siempre tendrás tiempo tanto para ubicarte allí como para volver a Nerja.

Un placer volver a leerte.

Un abrazo.

Tesa dijo...

Lo importante es que estés a gusto contigo misma, que tengas un proyecto de vida, el lugar dónde eso ocurra irá tomando forma a medida que ése proyecto avance, se asiente y tú vayas ganando en serenidad y confianza.

Y si no, siempre te quedará Nerja.

Otra coincidencia, hep, además de la fotografía,

"eu estudei português faz tempo, mas esqueci falá-lo, ainda que entendo-o e leio-o bastante bem"

Seguro que hay alguna falta, pero es que lo tengo muy olvidado.

Ah, los fados me hacen llorar.

Besos,