miércoles, 9 de abril de 2008
















Hablaba la calle cuando venía hacia casa

hablaba de la noche, de los tejados quejicas, del ritmo de los pasos contra el suelo

hablaba de vicios hacia dentro.

Me hablaba la lluvia en pequeños regajos parlanchines y

la luz de las farolas pálidas se burlaban de mi miedo drogado.

Si, ese miedo que te hace mirar hacia atrás en una noche solitaria por sitios acostumbrados

qué iluso temer a los sentimientos.!


Y sin embargo , me habría caminado la lluvia entera hasta escampar........

1 comentario:

Maribel dijo...

Es curioso los sentimientos que evocan los dias de lluvia, verdad??

Un disfrute compartir los tuyos.

Un beso grande