sábado, 25 de agosto de 2007

¿Y si , un día, soy capaz?

















Qué lleno tengo el jardín de sentimientos desperdiciados, de miradas extraviadas y de pensamientos que no han pasado del muro donde trepa la yedra.

Algún día he de dar una patada en el suelo y levantar el polvo que me ha producido tanto asma mental. De una vez.
Y para siempre.

Qué fácil es programar los cambios en la cabeza, imaginar otra vida, otro aire más respirable....Qué agradable resulta soñar lo deseado y dejarse bailar por la música de las hojas viejas, caducas. Al final , dónde reside la fuerza?

POder puedo, querer quiero, entonces...qué me falta? qué más necesito? Ah, claro!, la valentía. Si ni siquiera sé como se conjuga!

Cuánto tiempo más quiero echarle al cuerpo, a las arrugas, a las ganas, al deseo?
Qué difícil es desvincularse de la costumbre y del amor anclado en la no pasión!

Un día.....un día
Será el día.

Pero ahora.....

me ha dado frío, me voy dentro.

De nuevo , gracias amiga Nati. Tus fotos son mis palabras.

5 comentarios:

_aLinG_ dijo...

Bonito relato y referencia a una foto genial :) Seguro que a nati le encanta. Por cierto, me gusta mucho el aire de tu blog, muy íntimo ;)

Un saludo

hep dijo...

gracias Ángel, lo has leído muy fresquito....

me alegro mucho de que te guste.

Un abrazo

Maribel dijo...

Acabo de terminar un libro que se llama "lo que sabe la gente feliz", es uno de esos que vienen de regalo con una revista, en este caso, en concreto con la revista Psicologies. Me lo llevé de viaje y como no tenía nada que leer, lo ataqué. Y la verdad es que me ha encantado, te lo recomiendo. Me ha sorprendido muy positivamente.
Habla de los miedos. Los miedos como una herencia genética de cuando eran necesarios para la supervivencia (ya sabes, como activadores de la adrenalina, cuando alguien veía la hierba moverse, debía pensar que era un tigre y ponerse a salvo). Ahora que no tenemos tigres (al menos de bengala, :D, de hecho lo más que me he encontrado en mi vida han sido "tigretones" :D ) el miedo se convierte en un sentimiento que nos bloquea. Y la única solución para el miedo es el amor. Y no el amor romántico, sino el amor a nosotros mismos, a nuestra vida, a lo que hacemos, a los demás (te lo resumo porque tengo una tendencia infinita a enrollarme)
Te recomiendo su lectura. A mí me ha ayudado a ver las cosas de otra manera:)

Y sobre los sentimientos desperdiciados, yo no creo que nunca sea así... recuerda la escena del balcón de Romeo y Julieta en la que ella dice eso de: "cuanto más doy, más tengo, pues ambas cosas, el dar y el poseer son infinitas..." y también te recomiendo la canción "todo se transforma" de Drexler. Una inyección de optimismo sobre el dar y el recibir :)

(vaya rollo que te he soltado..... :( )

Un beso, guapa :)

Maribel dijo...

Por cierto: yo, desde aquí, y conociéndote poco, estoy segura de que eres capáz :)

MALEFICABOVARI dijo...

Y la vida se le fué....
La vida no espera, Hep, no espera. Todo tiene un tiempo, un ritmo, una melodía, pero a veces esta última quedó obsoleta, suena demasiado ralentizada, incluso diría hasta fea. Debes cambiarla. El amor sin pasión... te diría que hay cosas que valen la pena, cuando la pasión se acaba, pero deben ser muchísimas y de un valor incalculable, para que uno se cuestione seguir con esa persona. A mi me pasó eso... y le pedía al tiempo un tiempo muerto, fíjate en la palabra, muerto, significa, que cualquier tiempo que te des cuando las cosas no están cómo tu quisieras, es muerto, no sirve para nada, ya no necesitas horas, ni días, es una cuestión de los adentros, de parar, y decir: quizás me merezca descubrir otras cosas, y en ese camino, ir descubriendo lo que quiero...
No quiero inmiscuirme... pero creo que deberías ir pensando, en que esto es un viaje a toda hostia, y tiene un final, que mejor manera de vivirlo que simplemente siendo tú, y renunciando a esa vida fea y vieja que se te coló con síntomas de resfriado...
Cuídate, no te precipites, pero sí date la oportunidad de cambiar, todo aquello que necesites. Sí, los famosos recursos... ya se... qué donde andan... pues te digo que una a veces se sorprende de cuantos podemos tener, y cómo aparecen en el momento adecuado.
Un beso gigante, ha sido muy bonito, muy bonito¡