jueves, 19 de abril de 2007

Què poco se lucha por la pareja!



En éstos días que nos han obligado a vivir, entre otras cosas por que nos los hemos fabricado nosotros solitos, las relaciones de pareja cobran , más que nunca, una importancia diferente.No única, no quiero decir con ésto que las relaciones en la época de nuestros padres fueran menos importantes, pero sí más conformistas ( salvando las excepciones, claro está) . Hoy en día nos lo cuestionamos todo y lo más triste : le damos muy pocas oportunidades al amor y con amor me refiero al cariño, a la tolerancia, al espacio del otro, a la compresión, a la estabilidad sentimental.

Hoy , chateando con mi amiga Manu , de Sevilla , hablábamos sobre lo difícil que es encontrar una persona " normal" con la que compartir el camino de la vida. La mayoría exigen demasiado y están muy poco dispuestas a ofrecer. No se cuidan las relaciones, no las abonamos ni las mimamos. Sufrimos muchos para encontrar a alguien afín a nosotros, ésa media langosta ( como decía Phoebe en un episodio de Friends ) pero cuando las tenemos, nos dedicamos a estrujarles el néctar que nos satisfaga y damos muy poco a cambio, encontramos todos los defectos posibles y los magnificamos para tener un argumento con el que poder demandar más atención aún." No me quieres lo suficiente".

Es tan difícil conocer a personas con las que sentirse a gusto y , una vez encontrada la que hemos deseado, la dejamos ir......por que arañamos las razones más insignificantes , o por que creemos que aún está por llegar la persona que nos llene por completo.

Y un día, cuando es demasiado tarde, nos damos cuenta de que ésa era la persona que mejor podía habernos hecho feliz. Es entonces cuando , después de todo, hemos de conformarnos.


Casi todo en la vida ocurre demasiado tarde.

Y si lo sabemos, por qué dejamos que ocurra ?


5 comentarios:

Lukan dijo...

Y yo paseaba , y miraba por aqui y por alla , solito pensanso en la soledad. ups me tropese con un blog lo recogi y eras tuuuuuuuuuuuuu ¿quien dijo que la vida no es bella?

yo el omnipresente te doy un besote je je adivina quien soy no mires mi firma porque asi no se vale

hep dijo...

mi querido Danilo....has dado con mi alter ego!......

la vida es todo lo bella que la dejemos ser.....y sepamos ver.

déjate ver .....

un abrazo desde el otro lado del agua azul....

celuloso dijo...

Otro caborian bloggeado... :-)

Suerte con tu audiencia... es muy jodío el publicar cosas y tener la impresión de que solamente tu las lees.

Recomendación, instalate (si no lo has hecho ya) un contador. De vez en cuando sube algo la moral saber que hay gente anónima que te lee.

Nos vemos

Víctor Fernández (celuloso)

mayt dijo...

TE RECOMIENDO UNA PELI, BUENO, EN REALIDAD SON DOS, LA PRIMERA Y LA SEGUNDA PARTE: EL LADO OSCURO DEL CORAZÓN.
CON TODO MI CARIÑO, Y NO ES POCO, YA ME DIRÁS QUE TE PARECEN...

No se me importa un pito que las mujeres
tengan los senos como magnolias o como pasas de higo;
un cutis de durazno o de papel de lija.
Le doy una importancia igual a cero,
al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco
o con un aliento insecticida.
Soy perfectamente capaz de sorportarles
una nariz que sacaría el primer premio
en una exposición de zanahorias;
¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono,
bajo ningún pretexto, que no sepan volar.
Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!
Ésta fue -y no otra- la razón de que me enamorase,
tan locamente, de María Luisa.
¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos?
¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo
y sus miradas de pronóstico reservado?
¡María Luisa era una verdadera pluma!
Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina,
volaba del comedor a la despensa.
Volando me preparaba el baño, la camisa.
Volando realizaba sus compras, sus quehaceres...
¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando,
de algún paseo por los alrededores!
Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado.
"¡María Luisa! ¡María Luisa!"... y a los pocos segundos,
ya me abrazaba con sus piernas de pluma,
para llevarme, volando, a cualquier parte.
Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia
que nos aproximaba al paraíso;
durante horas enteras nos anidábamos en una nube,
como dos ángeles, y de repente,
en tirabuzón, en hoja muerta,
el aterrizaje forzoso de un espasmo.
¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera...,
aunque nos haga ver, de vez en cuando, las estrellas!
¡Que voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes...
la de pasarse las noches de un solo vuelo!
Después de conocer una mujer etérea,
¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre?
¿Verdad que no hay diferencia sustancial
entre vivir con una vaca o con una mujer
que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?
Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender
la seducción de una mujer pedestre,
y por más empeño que ponga en concebirlo,
no me es posible ni tan siquiera imaginar
que pueda hacerse el amor más que volando
OLIVERIO GIRONDO

hep dijo...

Joder Maytechu mía......

me has puesto los pelos como escarpias, jodía.......


por éso me caes tan bien.....


gracias preciosa, te veo en dos días........

y a tí celu.......haré lo que me dices, pero sabes ?
escribo, sobretodo para los anónimos, pero también para mí......

gracias a los dos!!!

muaack!